loader
menu
circdetarragona_AD
circdetarragona_AD
circdetarragona_AD

Sciences and mathematics

Rafa J. Martínez Opinió dilluns, 17 de desembre de 2012

Me gustaría asentar las bases de todo cuanto aquí escriba. No intenten encasillarme bajo ideologías políticas; más adelante entenderán por qué. Ni intenten buscarle tres pies al gato, pues ni son tres, ni tiene pies. Para mi primer artículo en estos lares elijo la lengua castellana y lo hago por un par de razones básicas: es mi lengua materna, primero; y segundo, con ello creo (aunque puedo equivocarme) que llego a más lectores. (Nunca pensé que tuviera que dar explicaciones...)

Disculpen la premura; recién me he vestido el traje sotana que me cubre el cuello y llega hasta los pies. Acabo de calzarme los zapatones y me coloco la nariz roja de payaso. Cojo mi guitarra, enseguida estoy con ustedes...

No descubro la sopa de ajo cuando afirmo que el Poder corrompe, incluso al ingenuo individuo que aparentemente elige la política con objeto de servir a la sociedad. Que se lo digan a Tolkien, a Frodo y demás personajes del Señor de los Anillos, incluido Gollum. Ya saben, ese Anillo Único tan irresistible con el que dominar a las razas de la Tierra Media y que arrastra al pequeño y simple Hobbit a una decadencia perversa. Muéstrenme un político cien por cien íntegro y tendré que examinarlo con el mismo detalle que la Nasa cuando analiza una roca marciana en busca de moléculas de agua. Y es que creo firmemente que el político, salvo honrosas excepciones (habrá agua en Marte, ya lo verán) ansía por encima de todo el Poder sobre las masas, y la política no es más que el medio con el que alcanzarlo. Tampoco nos engañemos, las masas somos todos. Y el Poder corrompe, degrada y manipula a aquellos que lo alcanzan. Por tanto, sobre los políticos, soy un auténtico escéptico, por decirlo suavemente. Hace tiempo que aprendí que estropean lo que tocan. Mmm ¿Cajas de Ahorros, verbi gratia? ¿Acaso hacen falta más campañas electorales y "Tramas Gurtels" para darnos cuenta de ello?

Nací en Tarragona. Soy hijo del sistema educativo que formó a miles de jóvenes nacidos en los años 70. No me he considerado nunca un mal estudiante, por ello me permito el lujo de opinar en base a mi experiencia. Estudié Derecho en la Universitat Rovira i Virgili de Tarragona (sí, sí, de Tarragona).

Ahora que está tan de moda el anteproyecto de la llamada ley Wert he de puntualizar que el Estado, entendido como Administración Central, tiene reservado el ejercicio en exclusiva de las competencias que velan por la homogeneidad y la unidad sustancial del sistema educativo y que garantizan las condiciones de igualdad básica de todos los españoles en el ejercicio de sus derechos educativos fundamentales. Les invito a que relean la última frase. ¿Se han dado cuenta? "En exclusiva" y "Unidad sustancial" no son conceptos baladíes. A partir de este punto, sepan que el Estado delega esas competencias a las Administraciones autonómicas y locales para, por ejemplo, desarrollar las leyes básicas que el mismo Estado promulga. ¿Se han dado cuenta? "Delega". Ahora viene cuando me toca ser bruto, o demasiado pedagógico. Un día mi padre me regaló una pelota con la que me dejó jugar en el jardin de casa. La pelota, como todo lo que había en casa, era de mi padre, la compró él y tuvo la facultad de dejarme jugar con ella. Incluso me dejó creer que la pelota era mía. Es más, durante mucho tiempo tuve el convencimiento (falso, por otro lado) de que la pelota era cien por cien mía. Se lo dije a todos mis amigos, y pobre de aquel que lo hubiera puesto en discusión... Ahora bien, un día la pelota se desvió y rompí el cristal de una de las ventanas. Mi padre se enfadó y entonces descubrí quién tenía verdaderamente el poder sobre la pelota. No me quedó duda entonces.

Por desgracia, quien legisla sigue siendo el político. La lástima es que no dejan que sean los profesionales en la materia quienes se encarguen de proponer y asesorar en esas reformas. En palabras de un maestro de escuela primaria en Tarragona. "La ESO es un desastre". No se acaban aquí las perlas desde dentro del sistema: "La educacion está fracasando en toda España por querer copiar modelos que saben que han fracasado en otros países". "Sólo veo las lenguas como un beneficio para la cultura de los alumnos. Es necesario aprender idiomas. Cuantos más mejor y no mezclar las cosas". En estos momentos en Catalunya todas las asignaturas, salvo lengua española, se imparten en catalán. Sospechoso...Y digo yo: estos políticos... ya están metiendo la zarpa.

Un buen día, en una fiesta de cumpleaños, descubrí a un padre nativo catalán hablarle a su hijo en inglés. No es que el niño hubiera nacido en London ni que tuviera otro tipo de ascendencia anglosajona. No tendría más de cinco años y comprendía expresiones que no hubiera aprendido en toda mi vida de estudiante "Egebecista". Lo hablaban con tal naturalidad que quedé asombrado, créanme, y desde aquel momento lo tuve claro.

¿Porqué no se garantiza una educación en tres idiomas? Un alumno en Catalunya debería acabar su formación plenamente preparado y capacitado en tres lenguas: Catalán, para relacionarse en Catalunya, castellano, para relacionarse en el resto de España y latinoamérica e inglés, para relacionarse con el resto del mundo. El porcentaje está claro: 33-33-33.

¿Qué se consiguiría? Una escuela pública plenamente moderna que arroje ciudadanos capaces de enfrentarse a un futuro profesional en cualquier parte del planeta y a cualquier nivel. No volvamos a cometer el error, cuyo máximo exponente soy yo mismo, que comencé a estudiar inglés en sexto y ahora no puedo hacer más que chapurrear frases mal construidas. Es en mi trabajo, al enfrentarme a algún cliente en inglés, cuando maldigo al sistema educativo que me formó. Claro, o te vas a Londres a trabajar a un bar para "mejorar" el inglés, o te costeas una academia privada para complementar el aprendizaje.

Otro gallo nos cantaría si a lo largo de la formación académica PÚBLICA se fueran intercalando asignaturas habladas y escritas plenamente en inglés, como por ejemplo "Natural Sciences" o "Mathemàtics". Siguiendo por este camino, el que tenemos actualmente, sólo la clase pudiente podrá formar a sus hijos en escuelas trilingües, o pagará a sus hijos formación en inglés en academias privadas, con lo que a la larga, esta clase "adinerada" seguirá teniendo una diferencia competitiva decisiva en el mercado laboral respecto a los que sólo estudian en una única lengua.

Señores políticos, piensen más en el futuro de nuestros hijos y dejen de mirarse el ombligo.

Qué orgullo poder decir: "nací y me eduqué en Catalunya, por tanto domino tres idiomas a la perfección".


Rafa J. Martínez
Rafa J. MartínezEscriptor i jurista
circdetarragona_AD
circdetarragona_AD

Comentaris

circdetarragona
Anterior
Següent
Per tal de poder millorar els nostres serveis utilitzem cookies de tercers. Si continua navegant considerarem que accepta la seva utilització. Més informació aquí. Tancar