loader
menu
circdetarragona_AD
circdetarragona_AD
circdetarragona_AD

Desde el tren

Pablo Alcaraz Opinió dilluns, 05 de maig de 2014

Para no llevarnos a engaños y crear expectativas que generen frustración, permítanme primero una aclaración: No voy a hablar de infraestructuras, tercer carril, corredores, ni nada por el estilo. No voy a hablar de RENFE, su servicio, puntualidad y esas cosas. Para eso … vuelva usted mañana, que ya habrá tiempo. Hoy estoy más lírico.

Son 15 minutos al día. Es un trayecto corto en tren que se convierte en un espejo de lo cotidiano. Es una obra coral con todos los personajes posibles. Cada día las mismas caras. Cada día mil detalles que dan pie a este artículo.

Hay un grupo de adolescentes, dos chicas y dos chicos, de unos 17 años, que siempre se sientan en el mismo sitio del primer vagón. Hablan de sus cosas, de Fulanito y Menganito, de sus planes (no vitales, sí de fin de semana), de las clases, de los profesores …

Me entretengo escuchándoles, recordando cuando yo estaba ahí, que es no hace mucho, y advirtiendo que al rubio le gusta la morena, que la mira de soslayo e intenta hacerse el interesante, que a esa edad pasa por hacerse el gracioso. No tengo claro si ella está por la labor, pero creo que si el chaval aprieta un poco tiene un cine asegurado, o lo que se haga ahora a esa edad.

Un poco más atrás se sientan dos señoras que hablan del trabajo, marido e hijos. Lo hacen en voz alta, que para mí tendría que estar penado por ley, y de esa manera consiguen que todo el vagón esté a la expectativa de cómo le ha ido al niño el examen o cuál va a ser el menú de la noche.

Una de ellas lo hace con voz martilleante, de esas que a tempranas horas de la mañana te puede provocar un ataque de histeria si intentas concentrarte en un libro o en una pequeña cabezada.

Delante de ellas se estira un hombre que con sus ronquidos pone banda sonora al diálogo de las Thelma y Louise citadas. Posee un mecanismo que me tiene alucinado. Parece que está en el séptimo sueño del que va a ser muy complicado despertarle hasta que en un punto concreto del trayecto, siempre el mismo, se levanta como si alguien hubiera gritado “¡¡Fuego!!” y se dirige a la puerta.

Siempre 5 minutos antes de que el tren llegue al destino. Deseando que se abra la puerta, dispuesto a saltar al ruedo a comerse lo que se le ponga por delante.

Anda por ahí también un chico de mi edad, con pintas de moderno, pelo cuidadosamente enmarañado, barbita y gafas de pasta (lo que llamaríamos un hipster de manual) que no levanta los ojos de su Tablet, supongo que comprando entradas para un concierto de un grupo que no conoce nadie y buscando algún restaurante de fusión oriental por El Raval.

También está el hombre de mediana edad, apuesto que profesor universitario, que aprovecha para cerrar los ojos y recostarse sobre la ventanilla. La chica que se pelea con el ordenador y con unos documentos, que presumo debe entregar a primera hora en el trabajo. La señora que lee lo último de mi querida Coia Valls y el hombre que no despega un ojo del diario.

Y luego está mi escena preferida. Quizás por ser la última que he detectado, la más nueva, o quizás porque me hago mayor y estas cosas ahora me enternecen. Se produce cuando llegamos al destino.

Bajamos las escaleras del tren (para muchos lo más parecido a la escalada que practicaremos nunca) y ahí están: Una pareja joven que debe rondar los 35 años con una niña de 1año en brazos.

La madre y la pequeña acompañan al padre al tren, él se despide de cada una con un beso y una carantoña y ellas esperan a ver cómo se acomoda en su asiento.

Se lo dicen todo sin hablarse, a través de la ventanilla, y la madre le susurra a su hija que “papá se va a trabajar”, mientras le coge la mano y se la balancea en señal de “por la noche nos vemos”.

Algún día descubrirán que hay un tipo que mira la escena y fantasea escribir un artículo con ellos como protagonistas. Que sólo nos une una hora, un tren y miles de historias que bailan a nuestro alrededor.


Pablo Alcaraz
Pablo AlcarazPeriodista d'Onda Cero TGN
circdetarragona_AD
circdetarragona_AD

Comentaris

circdetarragona
Anterior
Següent
Per tal de poder millorar els nostres serveis utilitzem cookies de tercers. Si continua navegant considerarem que accepta la seva utilització. Més informació aquí. Tancar